lunes, 20 de abril de 2009

Julieta y el espejito mágico

Se llamaba Julieta. Su sueño era el de ser la costurera de la reina de corazones y la diseñadora del país de las maravillas .

Los lunes , cuando se dirigía a su temporal trabajo de oficinista, iba dando saltitos por los pasos de cebra. No pensaba en las 8 horas grises casi negras que le esperaban, sino se imaginaba en el mundo de Oz . Enfundada en unos preciosos zapatitos de lentejuela roja…iba dejando un destello rosáceo que los viandantes confundían con la estela de un extraño arcoiris.

Las mujeres que pintaban sus labios mientras esperaban el semáforo, se preguntaban quién era esa chica que parecía caminar como una geisha, con los pies atados y a saltitos.” ¿ Ha salido de un cuento? ….Posiblemente sea solo una chiflada”.

18381195

Llevaba una falda de tablas gris, como su oficina. No tenía mucho vuelo pero una ráfaga de viento le hacía agarrarla como si de una inmensa falda de tul se tratase. Le acompañaba una rebeca y unas bailarinas..

Sin embargo, cuando ella se miraba de refilón en el escaparate de la tienda, se veía nítidamente enfundada en su vestido de gasa con enormeee cola de tul, su diadema de diamantes en forma de mariposa, y unos guantes inacabables como los de su amada Audrey.

1043168mariposasoniag

Tras ello saca un espejito de su mochila….es dorado, pequeño y destartalado.

-Espejito, espejito mío…..concédeme un deseo. Sé que no soy la más bella del reino pero desearía poder convertir a las mujeres de mi mundo en las más hermosas princesas, desearía vestirlas con los tules de Cenicienta, calzarlas con zapatos de perla rosada y tacón de raso, peinarlas con broches de plumas de cisnes….

-Querida mía, le espeta el espejito. Nada puedo hacer al respecto…tu sueño trabajo necesita para hacerse realidad. Pero te contaré un secreto: antes de caer en tus manitas perladas, fui posesión de un lord inglés, quien con gran tino y gusto vestía.

La moda era su ocio y negocio, su día y noche. Vestía a la reina, al rey y a todos sus consortes, con una exquisitez y detalle que exigía a sus costureras un único requisito: poseer unas manos finas y pequeñas.

Cierto día una de sus hijas , cansada de no contar con oficio ni beneficio, decidió que deseaba seguir los pasos de su padre….y ser, a su muerte, la sastra oficial de su reino.

El padre, por supuesto, mostrose entusiasmado con la idea pero sometió a la hija a una única prueba por mor de no desperdiciar su tiempo ni el de su adorada hijita de ricitos color miel.

La prueba era sencilla, sólo debía visionar una película y decirle qué había sentido, palpado, qué había producido en su alma sus trajes, sus vestidos, su estética.

-¿¿Y qué ocurrió?? Cuéntame espejito mío ¿pasó la prueba? ¿fue finalmente la sastra del reino?

-No, no pasó la prueba.

Y dime espejito ¿cuál era esa pèlícula?

 

 

user624_1146450241

- Esa película era “In the mood for love”



12 comentarios:

Nieves dijo...

Que historia tan bonita, saludos.
masquemaquillaje2009.blogspot.com

maba dijo...

esta peli es habitual de mis exámenes..y de mis clases

pero no sé si pasaría la prueba..hay tanto en esos vestidos! cuentan tantas cosas con los colores, las formas... hasta la comida que llevan para casa está contando cosas..

es impresionante

besos

the healthy ghost dijo...

Qué bonito post!
xx

Lady A dijo...

que historia más bonita, recuperando la magia del cuento...=D

X cierto, acabo de re-inaugurar mi blog y hago un sorteo para celebrarlo...pasa y apuntate!

1besooo

nenuk dijo...

q bien escribes!!!
un beso

______________
http://buscandoenmiarmario.blogspot.com/

JAIDY dijo...

ay q lindo post!!
:)

Xana dijo...

Qué bonita historia! No he visto la película, me la apunto. Besinos

andrea dijo...

ay que lindaaa

essence dijo...

Tienes un talentazo escribiendo que hace que me transportes siempre el interior de tus historias,
est magnifique!

besos

ISABELLE NOIVAS dijo...

COMO ME HA GUSTADO EL POST, PERO QUIERO SABER MAS DE JULIETA
BESOTES

jopeana dijo...

lo cuentas genial, bonito, bonito...

Besos

DELCRIM dijo...

love it! me encanta