martes, 30 de agosto de 2011

Aquellos ¿maravillosos? años de las it girls. ¿Cómo eran a los 17?

Todas no tenemos un Kelly, todas no vivimos en el Upper East Side, todas no nos casamos con un Galliano, pero lo que todas sí hemos hecho es tener 17.

Los 17 son una mala o buena enfermedad que con el tiempo pasa y con los años se recuerda. Qué bien lo pasábamos y cuánto sufríamos por dentro. Los 17 son vivir en una continua película de Pedro Almodóvar y de Woody Allen, todo un drama, con acción y divertimento a la par.

Y como todas hemos tenido diecisiete, ¿por qué no recordar los diecisiete de las it girls ? Ya eran famosas, o quizás no, pero la revista Seventeen las traía a su portada así tan monas como estamos a esa edad, con sus caras rechonchitas, algún que otro granito, inocencia en la mirada y sobre todo, nasti de plasti de photopshop.

¿Cómo eran ellas a los 17? ¿y cómo éramos nosotras? Porque ver estas imágenes nos trae recuerdos de los 90, de sus peinados, de su estética, de lo que nos gustaba y ahora no nos pondríamos ni chifladas…

¿Quién, de la época, no recuerda aquel Luz de luna, en el que Bruce Willis se la armaba a Cibyll Sheperd?

slide_33848_309639_huge

 

¿Y la estupenda, y una de mis actrices favoritas, Diane Lane?

slide_33848_309642_huge

Sí es ella, Windona Ryder… cómo no , a sus diecisiete.

 88x2owzumrbnzwmx

Cameron Díaz…

Ay, aquel Sensación de vivir que nos encandilaba. Cómo cambia la vida, la moral y la tele. Si lo vemos ahora nos parece una serie mojigata en la que las chicas van vestidas de lo más recatado y sus argumentos propios de cuentos infantiles comparados con los Gossip Girls, Sexo en Nuevca York o Mujeres de Manhattan,

 

EL vídeo que marcó una época y mi vida. Crazy de Aerosmith. Aquel en que descubrimos a Alicia Silverstone y sobre todo a Liv Tyler. Si alguna, de mis queridas lectoras, estáis ahora en los diecisiete no os lo perdáis. A una le descubrió que volar, soñar y ser un poco gamberra es lo que hay que hacer a los diecisiete

 

 

 

Uy Reese, más que 17 pareces tener 40.

2011-07-18-23-09-44-4- 

La más bella entre las bellas, contemplarla en el Lago Azul era quedarte sin habla…¿Qué le ha pasado a esta mujer?

slide_33848_309652_huge

A una que no le ha pasado nada y sigue tan ideal, Milla Jovovich.

 

2011-07-18-23-09-44-6-jennifer-connelly-was-featured-on-front-cover-of-t

Y otra de mis actrices favoritas, ejemplo claro de lo que eramos a los 17 y lo que nos gustaba en los 90.

Pero una no tiene diecisiete siempre, gracias a Dios, y con los años el aburrimiento que te ha parecido siempre una vida sana, relajada, en compañía y con prole, se te empieza a antojar como el más maravilloso modo de pasar el resto de tu vida.

Sino que se lo digan a Kate, díscola, Moss, quien finalmente ha dado el sí quiero…y es que los diecisiete a algunas se le pasan a los diecisite, a otras a los 30 y a otros a los 50, pero siempre pasan.

Y ¿qué ocurre cuando a los 17 le suceden otros 17? Pues esto.

281844_10150257283360547_169368280546_7678627_1669395_n 223758_10150257283425547_169368280546_7678628_573564_n  281712_10150257283310547_169368280546_7678626_1001124_n

kate-moss11 Kate%20Moss%20US%20Vogue%20Sep%2011%20-%20editorial5-thumb-301x449-94480 Kate%20Moss%20US%20Vogue%20Sep%2011%20-%20editorial6-thumb-450x301-94482 Kate%20Moss%20US%20Vogue%20Sep%2011%20-%20editorial7-thumb-300x450-94484 kate-moss6

Un besazo

viernes, 5 de agosto de 2011

Karl Lagerfeld ¿Qué ven nuestros ojos? ¡Los tuyos!

Algo ocurre con los ojos y el mundo de la moda.

Y es que parece que ser alguien en moda o aparentarlo tiene mucho que ver con el ojos que no vemos, corazón que no sentimos.

¿Quién no recuerda a la gélida Miranda Priestley del el diablo viste de Prada con sus gafas de sol a todas horas? ¿Y la indefensión que sentimos cuando la contemplamos con sus gafas de ver de la abuelita, llorando en su mansión porque su último marido había dicho me piro vampiro?

Pero la vida real también parece escrita con luces de neón que deslumbran a la prole que mueve el cotarro fashion.

Qué decir sino de la escuálida e inexpresiva Anna Wintour, siempre tras sus lentes ahumadas de Prada o Gucci con las que mientras debería ver el desfile de….está mirando al chulazo de la fila 6 y pensando “si yo tuviera 20 años menos y 20 kilos más le ponía un piso en el Upper East Side.”…

Y es que la cosa es así y una la ha sufrido en sus propias carnes. Durante 4 años una sufrió a la directora MIranda Priestley de turno, siempreeeee con gafas de sol, nuuuuunca mirándote aunque entraras a su despacho gritando ¡¡¡fuego!!!!, sieeeeempre hojeando una revista y evitando mirarte aunque te reunieras con ella y la dijeras que agente secreto e ibas a desenmascarar su verdadero pasado choni.

En fin….

Y si hay un rey de las gafas, del ocultismo visual, del “con gafas parezco más fashion, más malo, más joven” ese es Karl Lagerfeld.

Pero hete aquí, que estos días paseando por St Tropaiz, con su chulazo guardaespaldas, el mismo al que no quitaba ojo la Wintour…

Le pilla compuesto y sin gafas

cd1199c71c3fa628_FNP_EW_0217684_preview7bf588d4f424fb47_FNP_EW_0217688_preview  d2eee44a3c9f361f_FNP_EW_0217689_preview

LO dicho, menos joven, menos fashion, menos malo….más Karl.

 

Un besazo