viernes, 27 de abril de 2012

La pantomima del coolhunting

Hace unos días un blogger y responsable de una web se puso en contacto conmigo para pedirme mi opinión sobre la profesión de coolhunter.

17347_sasha_pivovarova_numero_67_peter_lindbergh_5

En estas cosas, que siempre agradezco porque tienen en cuenta mi opinión, tan poco o tan certera como la de cualquiera, no siempre participo: porque no me pilla bien, el sol ha salido por Antequera o el bebé (sí, tengo un bebé) está llora que te llora.

Pero al decir : se trata del coolhunting… ¡Alarm! ¡Alarm! ¡Alarmmmmmm!!!! Un piloto rojo comenzó a inundar toda la estancia, hombres de negro invadieron mi estudio de trabajo y otros con escafandras comenzaron a fumigar mi careto.

Bueno, no fue así, pero así que gusta imaginarlo. Millones, bueno más bien miles, bueno más bien docenas de mails recibo preguntando siempre lo mismo: ¿cómo ser estilista? y la segunda cuestión es ¿y coolhunter?

Una tuvo el placer de trabajar como coolhunter cuando residía en Nueva York para una empresa de investigación de mercados: ay que misterioooo. Pos no, la cosa se trataba en realizar reportajes e investigaciones de tendencias e informes exhaustivos para empresas españolas.

4CHINATOWN

Estilismo: Moi. Foto: Amber Gray

 

Después de eso, hablar del coolhunting me resulta un poco irrisorio: es como lo de personal shopper; sí, la profesión más en alza, mil cursos a 4.000 euros del ala, ay que todos somos personal shoppers y coolhunters … pero ¿quiénes viven de ello? Dos, ahora ya uno, el segundo pasó a mejor vida jejeje

ambergray2S

Si queréis saber mi opinión sobre lo que es el coolhunting y cómo ser coolhunter, aquí la encontraréis.

Un besazo

2 comentarios:

Anita Patata Frita dijo...

Voy a leerlo... pinta bien ;)

Ana dijo...

Pues cuanta razón. Se pueden compaginar varias facetas. Besos.