martes, 14 de octubre de 2014

Lo que debemos aprender de los niños al vestirnos (y el mundo ha olvidado)

 

   índice  

Salir a la calle es aburrido no, lo siguiente. Da igual que sea Madrid, León o Sevilla.

1a

Este es un mundo internetzoide en el que la atención ha desaparecido y caminamos como autómatas  esperando la última noticia bomba, el último wassapp chorra o el me gusta de quién tú quieres. Mientras, frente a nosotros hay un arcoiris increíble…. pero da igual, lo que queremos saber es dónde está fulano tomando sushi con mengano

La pérdida de atención es apabullante, sino brutal. Hablas con alguien pero sabes que en algún momento de la conversación sacará su arma de descomunicación masiva y te interrumpirá. Mejor ni pensar si ha escuchado algo de lo que dijiste.

Como para fijarnos en cómo va vestida la población…. vamos. Pues yo me fijo y me río. Pienso en la de palabras que se gastan en  hablando de moda para poco.

 

EL panorama de cualquier ciudad, y digo cualquiera española es tal que así: te cruzas 300 personas. De ellas 250 llevan vaqueros, 290 zapatos barateros, 290 bolsos barateros, 295 van de negro, gris, camel o marino y 270 con un peinado que ni fu ni fa.

Si la cosa estaba malita con el low cost y demás ahora encima vienen los chinos y abren tiendas con glamour. Con glamour la tienda, porque el nivel de abaratamiento de la vestimenta de la  población ya no tendrá parangón, un Def con 2 en toda regla.

179592_359650440773903_1025434843_n

Así que aprendamos un par de cosas de los niños, que para quien no tenga diré que enseñan más que aprenden.

1 A un niñ@ le da igual si las rayas no pegan con los círculos, si el rojo es muy rojo o si la falda de tul es muy de bailarina. Ellas quieren ser unas princesitas, y salir con alas de mariposa rosa a la calle  (y no entienden por qué los demás no.)

 

1389048898491173

2 Un niño  se mueve por impulsos. Obviamente no se fija en las katiuskas más prácticas, ni esa parka que le durará mil años. Si no en el jersey brillante, centelleante, con letras de lentejuela o un enorme spiderman que hará que sea el más guay de su clase. De esconderse nada.

baby fashion2

3 U niño no mira precios, va directo a aquello que le ha hecho latir el corazoncito. No compra esto porque vale 5 euros y lo dice no sé qué revista, si no porque le llama, le atrae, tiene que ser suyo.

01_bfw_felix_on_yellow_copyright_3

Moraleja:

1 Compra por impulsos (si algo no te vuelve loca desde el primer momento, no lo compres, te saldrá caro por muy barato que sea).

2 Olvídate de esconderte, ¿por qué no ser el más guay de la clase?

3 No busques precio, busca lo distinto y atrévete a ponértelo.

4 La diferencia entre llamar la atención y que seas uno más es muy sutil. Si sales a la calle y nadie se fija en tus zapatos, tu peinado, tus gafas, tu abrigo o si eres atrevido, en todo…. no tengas duda. Algo estás haciendo mal.

Un besazo

No hay comentarios: