General

Mamá guapa, mamá feliz

Hay mucha leyenda urbana sobre el estado de buena esperanza en lo que al aspecto de las mujeres se refiere. Por lo general, el estar embarazada hace que te ganes unos cuantos piropos y alabanzas en el sentido de “qué bien te sienta”, “te da una luz especial”, “qué bien tienes la piel” o “cómo te brilla el cabello”; pero todas las que hemos sido madres sabemos que eso no es tan así, que nos sentimos pesadas y torpes, y que hay días en que lo único que vemos es nuestros pies hinchados, nuestros pechos enormes y un vientre que crece a velocidad de vértigo.

Los cambios corporales son evidente en el período del embarazo, se comprende, por eso es tan importante mantener el estado mental en orden. Todo lo que se haga para que el estado psicológico de una embarazada sea lo más óptimo posible es muy valioso, porque las hormonas ya hacen su parte para tenerla bastante de los nervios, y un equilibrio es necesario para que estos meses pasen lo mejor posible no sólo para la interesada, sino también para todos aquellos que la rodean.

Por eso, el aspecto físico es importante, y el sentirse atractiva  es uno de los puntos primordiales para este buen estado de ánimo. Sabemos que es difícil encontrar ropa premamá con un corte pensado para realzar la belleza de la mujer, puesto que su principal objetivo es la comodidad y la funcionalidad, y, puesto que son prendas que sólo usamos durante un período concreto de tiempo, ni siquiera pretenden ser fastuosas, bonitas o perdurables. Por eso, y en la medida de nuestras posibilidades, tenemos que conseguir prendas que podamos reciclar, que no sintamos que nos “disfrazan” durante ese período de nuestras vidas, y que incluso pensemos en cómo usarlas más adelante, una vez haya pasado el tiempo del embarazo.

Para ello, es importante que nos sintamos a gusto con esas prendas: porque nos gusta su diseño, porque nos gusta cómo nos quedan, y porque realmente son cómodas y funcionales. Quizá alguna embarazada piense que esto es misión imposible, pero os aseguro que se puede conseguir, con un poco de esfuerzo e ilusión, sin dar la batalla por perdida de antemano. Así, una mujer que se siente atractiva durante su estado de gravidez, no sólo porque lo digan los demás por compromiso, sino porque realmente hace un esfuerzo por conseguirlo y lo logra, no lo dudéis, será una mamá feliz que hará feliz a todos los que la rodeen.